Skip to content

NEO-NECESIDADES

Posted in Glosario

Por Philippe Jaeger, domingo, 22 de marzo, 2009.

Dense Braunschweig y Michel Fain (1975) desarrollaron una teoría de las “neo-necesidades” en la cual el punto de vista económico pasa a un primer plano. Descubrieron que un objeto regularmente propuesto a un niño era apto para apaciguar una excitación imponiendo la calma y no la satisfacción libidinal. Este dispositivo se mantiene por el hecho de la dependencia a un objeto narcisista apto para satisfacer esta necesidad inmediata, o más bien esta neo-necesidad. Puede ocurrir que el pecho haga esta función para cesar los gritos del bebé e imponerle el sueño. Winnicott no dice otra cosa cuando afirma que el tomar el pecho, en estas condiciones, es un narcótico: “aplastado” por la toma de la leche, el bebé privado de la experiencia pulsional y del juego que sigue a la tetada, cae en el sueño. El engranaje de la neo-necesidad <<falsa en su esencia>> tiene como misión borrar el deseo favoreciendo la experiencia de una <<neo-experiencia de satisfacción>> privada de su carga erótica. La neo-necesidad (el primer cigarrillo, por ejemplo) corta al sujeto de la satisfacción alucinatoria del deseo al que un comportamiento viene a sustituir. Notemos la analogía con el insomnio precoz del bebé descrito por Michel Fain ya que el sujeto se ve privado, aquí también, de una para-excitación autónoma que le mantiene dependiente falto de un recurso posible a sus autoerotismos. Estos autores han descubierto el resorte profundo de la importancia de la disimulación del hecho que la neo-necesidad tome la apariencia de una necesidad vital privando la energía de toda carga erótica. La parte de líbido sexual retirada al narcisismo primario, y luego desviada, priva al sujeto a la vez de la energía que alimenta la culpabilidad inconsciente y la angustia de castración, prueba de la que sabemos cuan estructurante es. Estos comportamientos, marcados del sello de la repetición, son anti-traumáticos pero también auto-excitantes contra la amenaza de un hundimiento. Estas elaboraciones de Dense Braunsweig y Michel Fain prepararon el terreno a los descubrimientos de Claude Smadja y Gérard Szwec sobre los procedimientos auto-calmantes. ¿A pesar de la liberación de las costumbres sexuales, nuestra civilización no valora la calma en detrimento de la satisfacción?

 

Comments are closed.