Skip to content

INSOMNIO PRECOZ DEL BEBE

Posted in Glosario

Por Philippe Jaeger, sábado, 21 de marzo, 2009.

Este cuadro clínico está en el comienzo de las primeras elaboraciones teóricas de Michel Fain que conciernen la psicosomática psicoanalítica del bebé (L. Kreisler, M. Fain, M. Soulé.-“El niño y su cuerpo”, PUF, 1974). El comportamiento de la madre para dormir a su bebé instalaría a este en un sueño operatorio, un sueño sin sueños, que impediría la constitución de los auto-erotismos y la construcción de la satisfacción alucinatoria del deseo. En este cuadro clínico, lo que intriga Michel Fain es la ausencia total de para-excitación. Este acunado constante, que impone el cese del sufrimiento mediante la calma, y no mediante la satisfacción, estaría en el origen de la vida operatoria. En efecto, si uno de los primeros pasajes de lo somático a lo psíquico es la libidinización del sueño, la excitación flotante del pequeño insomne no conseguirá convertirse en líbido por falta del complemento materno necesario. Este cuadro clínico resultaría, según Michel Fain, de un acunado operatorio doblado de un sueño no menos operatorio, de un sueño sin sueños.

Vemos así cómo el acunado constante puede ocupar el lugar de la satisfacción alucinatoria del deseo y obstaculizar la construcción del incipiente psiquismo. La tesis de Michel Fain es que la pulsión de muerte de la madre se manifestaría directamente a través del acunado constante del pequeño insomne y que en esta coyuntura no habría inconsciente en el sentido exacto del término ya que el acunado constante cortaría al sujeto de las huellas mnésicas hereditarias necesarias a su constitución. Michel Fain siempre consideró este cuadro clínico como paradigmático de una manifestación invasora de la pulsión de muerte en la vida humana, afectando por su efecto para-excitante, a la erradicación de las ruidosas excitaciones traumáticas. Habremos comprendido que este acunado constante ocupará el papel de guardián del dormir, papel normalmente realizado por los sueños como lo demostró Freud. De hecho este acunado constante contendrá un “double bind” (“doble mensaje”): una excitación negativizante que produce una sobre excitación del bebé inducida por la madre. El naciente psiquismo del sujeto, cortado de la alucinación del objeto en su ausencia, será arrastrado en un movimiento de desobjetalización primaria. Este acunado constante sería “un puro cultivo de la pulsión de muerte”. Un acunado de buena calidad no excluye por tanto una parte negativizante que apunta a la extinción de la excitación a condición de contener también una parte de ternura y una parte erótica. Solamente entonces podrá constituirse en una para-excitación autónoma.

 

Comments are closed.